El proyecto educativo «Música y tecnología del arte urbano y su aplicación en el aula»,

se desarrolla a partir de la donación de la Fundación Caja Cantabria al conservatorio Jesús de Monasterio de Santander de material de audio; una serie de sintetizadores, cajas de ritmos, y varias herramientas para la producción musical enfocadas principalmente a la creación de música electrónica, hip hop, una serie de géneros musicales a los que nos podemos referir de forma genérica como ritmos urbanos.

En los años 70 con la aparición de las  Block Parties  en Nueva York o las Sound system jamaicanas, consideradas el embrión  del  hip hop que se exportará  masivamente a todo el mundo a partir de los años 80, encontramos en la cultura popular la figura del DJ, que ha marcado de forma innegable el devenir de la música electrónica con la corriente minimalista estadounidense de Steve Reich o Philip Glass, podemos deducir que este redescubrimiento de la repetición para crear ambientes de trance está más vinculada al gusto popular  por músicos de raíz afroamericana como el soul , funk o reggae, cuyos  samplers y rítmos característicos entendidos como material para configurar “bases”, conformarán el corpus de una manera de producir y entender la música.

Es una oportunidad para los alumnos del conservatorio poder experimentar durante un periodo de tiempo con esta parte de la tradición musical contemporánea cuya práctica dista diametralmente con el resto de las competencias musicales que se adquieren en el conservatorio, pero cuya importancia, se hace tangible al observar el contexto musical en el que vivimos, dónde la tecnología y la música cada vez van de la mano.

El proyecto se desarrollará en el aula de informática musical de marzo a mayo

Gracias a esta aportación de la “Fundación Caja Cantabria” se dinamizará el espacio dedicado al aula de informática para dotar al conservatorio de un estudio de grabación para el uso alumnos y profesores.

X